BLANQUEAMIENTO

ESTÉTICA FACIAL

URGENCIAS

IMPLANTES DENTALES

ORTODONCIA INVISIBLE

ORTODONCIA Y ORTOPEDIA

ENDODONCIA

PERIODONCIA

PLACAS DE RELAJACIÓN

ODONTOPEDIATRÍA

ESTÉTICA Y RESTAURACIÓN

PRÓTESIS DENTAL

CIRUGÍA GENERAL

PROTECTORES BUCALES

CORONAS DE ZIRCONIO

RADIOLOGÍA Y DIGITALIZACIÓN

CARILLAS ESTÉTICAS DENTALES

PROTECTORES
BUCALES

-

El protector bucal deportivo realizado es un aparato removible que se coloca en los dientes superiores para evitar fracturas en los dientes al realizar deporte.


El uso de protectores bucales ayuda a reducir significativamente el riesgo de lesiones en la boca y dientes durante la práctica deportiva. El funcionamiento es muy sencillo: tienen la finalidad de amortiguar el impacto de un golpe o una contusión. Con esta amortiguación se evitarán las fracturas dentales, las luxaciones, las fracturas óseas, etc.


Los deportes de máximo riesgo de sufrir lesiones bucales y traumatismos dentales son las artes marciales, el boxeo, el fútbol, el hockey y el rugby entre otros.


¿Cómo debes cuidar tu protector bucal?


  • Enjuagarlo con agua siempre antes y después de utilizarla.
  • Utilizar para limpiarlo un cepillo de dientes duro (diferente de tu cepillo dental) y tras su cepillado enjuagarlo con enjuague bucal sin alcohol.
  • Siempre límpialo con agua fría y evitar ponerlo al sol o a una temperatura alta.
  • Llevarlo a revisión periódica con el dentista para que lo revise y si procede lo re-adapte.
  • Guardarlo siempre en su caja. (Ello evitará su pérdida).
  • No colocarlo mordiéndolo y no doblarlo.
  • Si notas que no ajusta bien consultar con el profesional odontólogo.
  • Un protector bucal se deberá cambiar cuando este no ajuste y/o esté muy desgastado o dañado, para asegurar que se sigan manteniendo las funciones protectores sobre tus dientes y boca.


¿Qué lesiones puede evitar con su uso?

  • Fracturas dentales (Pueden ocasionar la pérdida prematura del diente afectado).
  • Luxaciones dentales.
  • Fracturas de los maxilares.
  • Pérdida de las piezas dentales (avulsiones).
  • Fracturas del hueso alveolar.
  • Problemas o una patología en la ATM (Articulación temporo-mandibular).
  • Hemorragias cerebrales y/o de los tejidos blandos.
  • Lesiones en los tejidos blandos tales como encías, labios, lengua o mejillas.
  • Lesiones cervicales.
  • Alteración de la consciencia originada por el impacto recibido.
  • Conmoción.
  • Vértigo, dificultades en la fonación y/o habla derivadas por el impacto.

Comunicate con nuestro personal para agendar una cita. Nuestras secretarias realizarán
una pre evaluación de tu caso para otorgarte un turno que se adapte a tus necesidades.